Lecciones de urbanismo sostenible

Desde que James Watt inventó la máquina de vapor en el siglo XVIII y la Revolución Industrial, la población mundial ha experimentado un aumento considerable y las ciudades han ganado habitantes en detrimento de los pueblos.

El incremento de la población de las ciudades provocó el nacimiento de una nueva disciplina, el urbanismo, para organizar todos los edificios de una ciudad y armonizarlos con las comunicaciones terrestres y las redes de subministro de servicios básicos de abastecimiento.

A finales de la década de los ochenta nació el concepto de sostenibilidad urbana o urbanismo sostenible en un informe de la ex-primera ministra noruega Gro Harlem. Desde entonces, la preocupación por la convivencia del desarrollo de las ciudades y el medio ambiente ha ido en aumento.

Y es que no olvidemos que la tierra tiene 4.500 millones de años y que, según las últimas investigaciones, estuvo 2.000 millones de años sin presencia humana. Esto quiere decir que la Tierra puede vivir perfectamente sin nosotros y que si no cuidamos el planeta puede que en unos años no presente las mejores condiciones para albergar vida humana.

Los últimos informes sobre cambio climático advierten que si no tomamos las medidas necesarias el aumento de la temperatura del planeta provocará el deshielo en los polos y el aumento del nivel del mar en la costa, inundando ciudades enteras.

Esta es la principal razón por la que conviene adoptar iniciativas que permitan una mejor convivencia con el medio ambiente.

En este sentido, los responsables de urbanismo de las ciudades tienen que dejar de pensar como antes y empezar a aplicar las ideas de la nueva economía circular, una disciplina basada en la reutilización, en el ecodiseño (eliminar la obsolescencia programada) y en una nueva ética más respetuosa con el entorno natural.

Los arquitectos y planificadores urbanísticos tienen una gran responsabilidad para proponer un urbanismo sostenible en las ciudades que garantice la vida en la Tierra a las futuras generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *